La fractura de alguna de las patas de un piano de cola, es mas común de lo que se cree, la mala manipulación y las imperfecciones de la superficie en que se desplaza, suelen ser las causales mas frecuentes de este nefasto accidente. Montar el piano en un carro de montaje permanente es una manera muy eficaz de evitar fracturas. Pero hacerlo en uno que no cumpla con las características que se requieren, puede ser aun peor. El diseño de un adecuado carro de montaje es fundamental, si pensamos que este debe cumplir con  dos requisitos fundamentales. Primero ser lo mas firme y estable posible para así lograr movilidad y seguridad y segundo tener una estética sutil y delicada para no interferir en lo mas mínimo con la ejecución del instrumentista ni con la visión del espectador para los pianos de concierto. Para dar solución a esto, he diseñado carros de montaje que cumplen con ambas características y los hacen únicos en el mercado, equipados con frenos para anclar el instrumento y brazos telescópicos para ajustarse a los diferentes modelos. Posee ruedas de gran resistencia pero a la vez muy silenciosas en su desplazamiento.